Requieren el mismo mantenimiento que una vivienda tradicional. Algunos de los revestimientos exteriores utilizados, como el siding vinílico o metálico carecen virtualmente de gastos de mantenimiento.