Los elementos de rigidización son componentes indispensables de la estructura y nunca deberán obviarse, ya que los paneles de Steel framing no poseen de por si la capacidad de tomar cargas horizontales en su plano. La elección del sistema de rigidización, ya sean cruces de San Andrés o placas OSB dependerá de las características del proyecto, o de las solicitaciones de carga (viento y/o sismo), como de otras condicionantes constructivas particulares.
A continuación, se detallan las dos formas de rigidizar, y con sus respectivas particularidades.

 

Cruces de San Andrés:

Son flejes de chapa galvanizada cuya sección se determina por cálculo, y se atornillan a los montantes dobles o triples usados en las esquinas de los paneles. Cuando el espacio para colocar los tornillos de vinculación entre el fleje y el montante sea insuficiente, se deberán colocar cartelas. Para que estos flejes puedan cumplir su función deben tensarse. De esta forma evitan la deformación del panel en su plano, trabajando bajo esfuerzos de tracción exclusivamente.

Es importante tener en cuenta que el ángulo en el que se disponen los flejes debe ser de entre 30° y 60° ya que, al aumentar la inclinación, la tensión crece y serán necesarios flejes y anclajes de mayores secciones.
En cambio, al disminuir el ángulo, el fleje pierde la capacidad para evitar deformaciones.

Diafragmas de rigidización:

Son tableros de madera multilaminada o del tipo OSB. Los paneles se deben colocar horizontalmente, recortados en forma “C” o “L” alrededor de vanos de ventanas y puertas, a fin de evitar la coincidencia de las uniones de los paneles con los vértices de los vanos. Es el mismo concepto que se aplica en la instalación de las placas de yeso. También deben colocarse trabados, evitando la concurrencia de 4 paneles.
No utilizar placas cementicias, de yeso o de yeso-cemento como diafragmas de rigidización,  pues no tienen resistencia estructural necesaria para esta función.
Es muy importante respetar el patrón de atornillado de las placas a los paneles: separación entre tornillos de 10 cm en el perímetro de cada panel y de 20 cm en los montantes centrales del panel.
Para que las placas de madera puedan trasmitir esfuerzos en su plano sin pandear, es fundamental respetar las reglas anteriores.